Corcoya


Corcoya

Situación

Corcoya pertenece al municipio de Badolatosa, en la provincia de Sevilla, encontrándose a 132 kilómetros de la capital. Corcoya es conocida en su comarca por la romería de la Virgen de la Fuensanta que tiene lugar los días 7 a 10 de septiembre. Se cree que su nombre viene de “coscoja”, que es una especie de bellota que se utiliza para comida de ganado, ya que en los alrededores del pueblo existen muchos arbustos con este tipo de bellota. Es un pueblo eminentemente agrícola, siendo el cultivo más numeroso el olivo, y en concreto la variedad de aceituna más abundante es la hojiblanca, especialidad de aceituna recogida tanto para aderezo como para molino.

Un poco de historia

Corcoya es una pequeña pedanía de Badolatosa que se encuentra a unos 6 kilómetros de ésta, y que en la actualidad cuenta con aproximadamente 500 habitantes.

Desde el punto de vista etimológico, parece ser que el nombre de esta aldea pedánea proviene del término “Coscoja”, ya que el paisaje donde se ubica poseía, en otros tiempos y aún hoy, una gran riqueza de coscojeñas, que son matorrales de la familia del chaparro o la encina que produce una bellota amarga denominada coscoja.

De los restos encontrados en Corcoya (ánforas, columnas, piedras labradas,etc.) se puede deducir que ya en época romana, varias haciendas explotaban este término. Incluso ha aparecido un cementerio, hace pocos años, en la zona denominada “Las Lagunillas”.

La historia de Corcoya como pueblo está íntimamente unida a la historia del culto a la Virgen de la Fuensanta, cuyo comienzo está datado en la Edad Media, hacia el año 1384 cuando se produce el hallazgo de la imagen de la Virgen. Otro hito importante que imprimiría su sello en la historia del pueblo sería las minas de hierro en la Sierra de la Cabrera, considerado el punto geodésico más elevado de la comarca. Esta mina funcionó a plena producción hasta los años 20, hasta el momento en que se hundió acabando con la vida de unas 300 personas. Después de esto la mina no volvió a reabrirse. Entre 1.890-1.920 Corcoya llegó a contar con una población de unos 2.000 habitantes. 

Gastronomía

La gastronomía corcoyana se caracteriza por la abundancia de productos de la tierra y del cerdo, siendo muy similar a la del resto de poblaciones. Entre los platos típicos destacamos, las migas, las gachas, la pringá, la porra algamiteña, la carne en salsa o la carne de la matanza. En cuanto a la repostería destacan las sopaipas como uno de los desayunos o meriendas más tradicionales del municipio, y el postre más típico es el arroz con leche.


Los recursos más importantes para visitar en Corcoya son :

Iglesia de Ntra Sª de la Fuensanta 

Ermita de Ntra Sª de la Fuensanta 

Gruta del Pontón